Triste…pero cierto… la culpa lo mató.